Español

Creo que de una manera o de otra, todos esperamos encontrar la píldora mágica.

Nos lo venden a diario en los anuncios…

• ¡aprende un idioma en 2 meses!

• ¡adelgaza en 3 semanas!

• ¡elimina tus dolores en segundos!

• ¡soluciona tus problemas económicos en 24 horas!

Nos ofrecen “soluciones” a problemas importantes y caemos… ¿y por qué caemos? porque a nadie nos gusta tener problemas, obviamente, y porque sin duda queremos solucionar nuestros asuntos cuanto antes…

Lo entiendo. Sin duda. Creedme, sé lo que os pasa por la cabeza porque nos pasa a TODOS.

¿Pero sabéis qué? Que somos adultos, y no niños, y tenemos la capacidad de reflexionar, y de vez en cuando no viene mal darse cuenta, por mucho que duela, que NO EXISTE LA PÍLDORA MÁGICA. Es más, la píldora mágica muchas veces trae unas consecuencias negativas mucho peores que el problema en sí, y eso sin duda, no nos lo cuentan.

¿Queremos aprender un idioma? Hace falta tiempo, dedicación y mucha voluntad. A unos nos costará más que a otros, pero todos necesitaremos echarle horas y mucha práctica.

¿Queremos un vientre plano y que se nos noten los abdominales? Sin duda tiempo, dedicación y voluntad para hacer ejercicios que nos pueda recomendar un profesional y cuidar lo que comemos.

¿Queremos mejorar nuestra salud? Tendremos que evitar aquello que nos la perjudica y darle al cuerpo lo que necesita para recuperarse… no hay otra. Necesitará mimos, y sí, TIEMPO.

Tapar los síntomas, sean físicos, laborales, económicos, emocionales y un largo etc…, puede ser necesario a corto plazo, pero a largo plazo es sin duda perjudicial si no cambiamos aquello que nos lo causa.

Los cambios no son fáciles, pero pueden resultar muy motivadores si los asociamos a todo lo que podemos conseguir y si nos rodeamos de personas que nos pueden ayudar a recordar por qué lo hacemos y nos apoyan en nuestro “proyecto”. El equipo que elijas es vital porque no todos los días van a ser buenos, eso también lo sabemos

Tampoco se trata de hacer cambios radicales. Son los pequeños y fáciles de implementar y mantener los que realmente nos cambian la vida

• aprender 3 palabras nuevas al día…

• andar 5 kilómetros…

• beber un vaso más de agua cada mañana…

• dejar de echar azúcar al café…

• ahorrar 5 Euros cada semana…

Son solo pequeños ejemplos, cada uno sabrá qué objetivos tiene, pero lo importante es dejar de buscar la píldora mágica y pasar a la acción.

¿Os animáis? Poquito a poco, pasito a pasito y con buena letra

P.D.: Añado una cosita… en salud, sin duda, el cuidado quiropráctico sigue estos principios, al igual que una buena nutrición y el ejercicio. Cuidarse no es cuestión de un día… no es un evento es un proceso.