Español

Evidentemente, zumo de naranja. ¿Por qué? Porque es lo que tiene dentro. Eso nos parece obvio, pero cuando lo aplicamos a otros aspectos de nuestras vidas, igual no somos tan conscientes de ello.

Todos “sabemos” que si una persona en su interior está en paz, tranquila, amándose a sí misma… eso mismo es lo que transmitirá a los de su alrededor. Mientras que aquellas personas amargadas, siempre enfadadas, que no son capaces de mirarse a sí mismas con amor… eso es lo que mostrarán a los demás, porque es lo que tienen.

¿Pero qué hace un agricultor para que el zumo de su naranja sea el mejor posible? No trabaja en el zumo, sino en el naranjo, y de ahí, en la naranja. Le da todo lo que necesita para crecer y dar lo mejor de sí mismo: luz, agua, tierra con nutrientes… Y la naranja hará el resto.

Y lo mismo nos deberíamos aplicar a nosotros mismos. Si yo quiero darles todo lo posible a mis hijas, lo mejor que puedo hacer es cuidar y hacer crecer mi interior. Porque cuanto mejor sea, más les podré dar a mis hijas de lo que realmente deseo para ellas.

¿Fácil? Por supuesto que no. Pero seguro que todos podemos encontrar una motivación para hacerlo. Y muchas veces basta con mirar a los que más queremos para encontrarla.

El ejemplo de la naranja y su zumo se puede ver también en otros aspectos (aunque en realidad es todo lo mismo): si queremos que nuestro cuerpo de lo mejor de sí mismo, debemos darle todo lo que necesita para estar en óptimas condiciones. A eso le llamamos SALUD:

Sistema nervioso: al ser el que controla nuestro organismo, es la base de todo lo demás. Y con la quiropráctica le liberamos de las interferencias que ¡¡¡no le dejan realizar su función!!!.

Alma: el cuidar nuestras emociones, nuestro espíritu, hacer yoga, meditación, centrarnos en las cosas positivas… todo eso nos aporta nutrientes para nuestro cuidado.

Limpieza y nutrición: todos sabes cuándo le estamos dando a nuestro cuerpo nutrientes de los que le ayudarán o le debilitarán en su función.

Usa tu cuerpo: el ejercicio físico regular es una parte vital de nuestro ser, a cualquier edad. Y en nuestro estilo de vida, es cada vez más necesario.

Descanso: el cuerpo (incluido el cerebro) necesita de un tiempo para recuperarse de todo el día. Un buen descanso es imprescindible para estar en las mejores condiciones.

Cuando cuidamos todos estos aspectos, le estamos dando a nuestro cuerpo lo que necesita para crecer y dar lo mejor de sí.

Y tú, ¿qué haces para cuidarte y dar lo mejor de ti?