Español

- Si no tienes hambre, no comas. Mantente hidratado con agua, infusiones o caldos, a poder ser hechos en casa

- Si tienes hambre come limpio: purés, tortillas…

- La infusión de jengibre es fantástica para la garganta y como descongestionante.

- Date un baño o ducha larga (2 ó 3 veces al día) o agua lo más caliente que toleres o 15 ó 20 minutos de duración, o hasta que te sude la cabeza

- Descansa todo lo que puedas. Como los niños, nos curamos cuando dormimos y descansamos.

- Los aceites esenciales de árbol de Té, lavanda y eucalipto (unas gotas de cada, mezclados), untados en el pecho, incluso en el baño, ayudan con la congestión de pecho y la tos (para los niños, podéis diluir las gotas en una crema) - Aunque parezca contraproducente, no bajéis la fiebre. Es nuestro mejor mecanismo de defensa contra virus y bacterias.

- En cuanto podáis, venir a ajustaros. Los ajustes optimizan el funcionamiento de vuestro sistema inmune, ayudando a pasar la infección cuanto antes.

• Las infecciones tienen su proceso, y la mayoría de las veces podemos con ellas. Necesitemos tratamiento con antibióticos o con cualquier otra medicación, estos consejos os ayudarán a minimizar los síntomas y a pasar el mal trago mejor.

• Lo ideal es cogerlo cuanto antes, así que procura aplicar estos consejos en cuanto notes que te estás poniendo enfermo. Muchas veces el proceso se termina antes de llegar a situaciones más graves.

• Estamos aquí para ayudarte. Si tienes cualquier duda, no dudes en preguntarnos.