Español
Si has pasado ya cierto tiempo en nuestra consulta te habrás dado cuenta de que no siempre os ajustamos de la misma manera, y de que no siempre os ajustamos las mismas zonas. Seguramente te habrás dado cuenta de que hay muchísimas zonas que podríamos ajustar y de que la combinación de posibilidades es enorme.De lo que puede que no te hayas dado cuenta es que una subluxación puede ser ajustada de diferentes maneras dependiendo de la técnica quiropráctica más adecuada para ti. Obviamente no utilizamos la misma técnica con un hombre sano de 25 años, con un bebé de 3 meses o con uno de nuestros pacientes mayores. Cada paciente es ajustado de la manera más adecuada para él, y tenemos la capacidad de cambiar las técnicas para personalizar tus ajustes. De hecho, existen 3 técnicas principales de ajuste quiropráctico:- Una de los enfoques se basa en el hueso y su posición mal alineada en la columna. Estas técnicas consisten en mover realmente la vértebra desde donde está a donde debería colocarse. Estos movimientos pueden hacerse con las manos o con un instrumento; en algunos casos se realiza un movimiento rápido y en otro se emplea una camilla especial. En cualquier caso, siempre utilizamos lo más efectivo y confortable para el paciente.- El segundo tipo de técnicas quiroprácticas está basado en los músculos. Este enfoque requiere que coloquemos al paciente en una posición muy específica antes del ajuste, de manera que los músculos hagan parte del trabajo para lograr el mismo resultado.- La tercera categoría de técnicas quiroprácticas es mucho más sutil que las demás y está indicada para pacientes que necesitan un ajuste delicado. A pesar de no mover directamente la vértebra en el ajuste, estas técnicas son una gran ayuda a la hora de colocar las vértebras.Nuestro objetivo es lograr los mejores resultados.