Español

“Enfermedad y salud son sólo el reflejo de nuestros hábitos y creencias. Sólo la adquisición paulatina de una conciencia responsable puede lograr cambios integrales que modifiquen de manera importante los hábitos de vida, el único camino para lograr la salud”, afirma el médico bioenergético Jorge Carvajal.

Aunque no nos parezca somos responsables de nuestra salud. Nosotros tenemos el poder de elegir en cualquier momento presente el punto de vista de nuestra vida, cómo deseamos vivir una determinada enfermedad o situación y si deseamos vivir del lado de la salud o de la desarmonía.

Muchas veces nos dicen: “No hay que tener miedo”. Eso es cierto, deberíamos apartar nuestros miedos porque son el principio de la desarmonía en el mundo, pero somos humanos y tenemos miedo. No obstante podemos decidir qué hacemos con ese miedo, si lo vamos a afrontar o vamos a huir, podemos elegir cambiar.

La única realidad que tenemos es el presente, y ahí aparece un don, que es el poder de elección. Ante una circunstancia o una enfermedad solo existen dos maneras de pasar por la experiencia; de una postura de víctima o desde la perspectiva de aprender la lección.

La enfermedad sobreviene para avisarnos, como una luz piloto, de que algo debe ser cambiado en nuestra vida. Llegar a mudar un hábito negativo por otro positivo, como dejar de fumar o simplemente adquirir uno nuevo, es sumamente difícil, pero uno no llega a imaginar cuánto beneficia a nuestra salud y calidad de vida.

Estamos acostumbrados a culpar a otros de nuestros males y enfermedades y de todo lo que nos sucede, pero no asumimos que nosotros somos los únicos creadores responsables de nuestra vida. Responsables pero no culpables. La responsabilidad no es una carga. Se define como la respuesta habilidosa a una necesidad. Cuando uno asume la responsabilidad todo cambia.

Los quiroprácticos no curan, tan sólo, y no es poco, sirven de mediadores para facilitar el proceso de curación, para que el poder del cuerpo sane el cuerpo. Debemos estar seguros de que el cuerpo puede hacer todo aquello para lo que fue diseñado. Las interferencias no son un estado natural del organismo, No somos enfermos, sino salud.