Someterse a cuidados quiroprácticos regulares ayuda a tener más vitalidad y energía. Un estudio específico concluyó que aquellas personas que reciben constantes cuidados quiroprácticos son más propensas a hacer ejercicio vigoroso, a tener una mejor salud, así como menos propensas a utilizar medicamentos o, en la tercera edad, acudir al geriátrico. 

Español