ESTRES

2dd02b48fe0e4bedb86c9ca4c71d2a98.jpeg


Español

Existen tres tipos de estrés: el emocional, el químico y el físico. Vivir en un estado emocional alterado es quizás lo más común en nuestra sociedad. Representa por lo menos el 90% de las quejas de las personas que entran en mi consulta: vidas familiares tóxicas, un empleo no gratificante, soledad, ansiedad, depresión…curiosamente, esta gente no suele ver la relación entre quejas físicas de su cuerpo y su estado emocional. Para la mayoría son dos temas totalmente distintos. No podrían estar más equivocados. Y mientras no cambie la situación, mientras vivamos en desacuerdo con lo que sentimos, en una situación de estrés emocional, el organismo se subluxará.La entrada de cualquier tipo de medicamento produce en el cuerpo estrés químico. Supone una entrada de un agente extraño que pone en movimiento a todo el cuerpo en una dirección que la inteligencia innata no ha dictado. Todo el cuerpo se pone en movimiento para combatirla. Y el cuerpo gasta mucha energía en ese proceso. Esta energía debería ser usada para combatir la enfermedad. Es un proceso estresante que subluxa a la persona.El estrés físico quizás es el fácil de entender. Si vivimos una vida física que va en contra de una vida saludable, pasará factura. La falta de actividad física adecuada es el problema número uno en los países desarrollados. Es de vital importancia que nos movamos continuamente. Sin ejercicio físico necesario para el buen funcionamiento del cuerpo, las toxinas se acumulan, las hormonas de bienestar no se producen y el cuerpo vive un estado de estrés físico por negligencia. Además, las malas posturas, las caídas y los golpes pueden impactar negativamente en el sistema nervioso, sobre todo si lo tenemos bastante saturado debido a otros tipos de estrés no asimilado.Todo lo contado anteriormente no significa que el estrés sea malo de por sí. Es importante recibir estímulos de nuestro entorno. Nuestra evolución, crecimiento y aprendizaje como seres humanos dependen de dos cosas: del nivel de estrés adecuado para podernos adaptar a él y de tener un organismo plástico que pueda asimilar una gran variedad de tipos de estrés. La quiropráctica desvelada, Tobias Goncharoff, D.C

Aprende más:

¿POR DÓNDE EMPIEZAS?

Hace un par de días, un compañero mío me escribió para pedirme opinión sobre un paciente suyo. Un niño pequeño que acaba de tener su

QUÉ ES LA QUIROPRÁCTICA

Según la definición de la Organización Mundial Salud (OMS) es una profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del

Ven a nuestra cita informativa

En ella te explicaremos en detalle qué es realmente la salud, qué es la quiropráctica, en qué consiste el cuidado quiropráctico, y resolveremos todas las dudas que te surjan.

Dirección: Avenida Tolosa 29, bajo Donostia

Lunes: 10:00 – 12:00 y 15:30 – 19:30
Miércoles: 15:30 – 19:30
Jueves: 10:00 – 12:00 y 15:30 – 19:30

Centro Quiropráctico Ana Echeveste. Todos los derechos reservados. 

La web www.echevestequiropractica.com proporciona información sobre los servicios profesionales de Ana Echeveste Aizpurua, titular de los contenidos de esta Web. Los contenidos de este sitio web se ofrecen con una finalidad informativa y divulgativa. El titular no se responsabiliza del contenido ni de las manifestaciones y opiniones vertidas por terceros en su página web. Los contenidos de la web no constituyen ni pretenden sustituir a un asesoramiento profesional sanitario, por lo que el titular no asume ninguna responsabilidad, directa o indirecta, que pudiera derivarse del uso que pudiera hacerse de dicha información.

LA QUIROPRÁCTICA, a pesar de estar reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud y de tener carácter sanitario en la mayoría de los países desarrollados del Mundo, NO ES UNA PROFESIÓN SANITARIA EN ESPAÑA. Desde la Asociación Española de Quiroprácticos (A.E.Q.) se ha solicitado ante las Cortes y los Ministerios que se impulse el proceso legislativo que reconozca el carácter sanitario y la sustantividad propia de la profesión quiropráctica. Lamentablemente, y hasta la fecha, nuestros títulos NO SON TÍTULOS OFICIALES EN ESPAÑA y los profesionales quiroprácticos que pertenecen a la A.E.Q. se encuentran en una situación de inseguridad jurídica y agravio comparativo con otros quiroprácticos de países europeos, pudiendo ocurrir que los ciudadanos españoles sean tratados por presuntos quiroprácticos que no cumplen los estándares mínimos de calidad exigibles internacionalmente. Para evitar correr ese riesgo te recomendamos verificar que tu quiropráctico tenga un título reconocido por el E.C.C.E. y que pertenezca a la A.E.Q.

Descarga GRATIS la guía "Lo que 3 semanas en el hospital me enseñaron sobre mi cuerpo y sobre la salud"

Rellena tus datos:

Nota: Recibirás tú libro por correo electrónico, y lo podrás descargar directamente en la página de gracias.

Política de privacidad: Odiamos el spam y prometemos mantener tu dirección de correo electrónico segura

completado
0%